Día de Todos los Santos

Todos sabemos que el día 1 de Noviembre es el Día de Todos los Santos, una solemnidad cristiana que se celebra en diferentes países de todo el mundo. Pero lo que muchos no sabemos es cómo se celebra este día en otros países. Es por eso que hoy vamos a contaros cómo se celebra en España y cómo lo celebran en Estados Unidos, Escocia, Irlanda, Reino Unido, China, Japón, Austria, Alemania y algunos países sudamericanos como Bolivia.

En España, dentro de la tradición católica, la gente va a visitar los cementerios en los que se encuentran los seres queridos que fallecieron, se les deja flores en las tumbas y se reza por ellos. Además, es muy típico comer dulces típicos de estas fechas, como por ejemplo los buñuelos.

En Estados Unidos el día 1 de Noviembre se celebra una de las fiestas más importantes del país, el Halloween. El día de Halloween se caracteriza por las brujas, fantasmas, monstruos y otros personajes terroríficos. Este día, se hacen fiestas de disfraces, hogueras, bromas, se cuentan historias de miedo, los niños salen a la calle disfrazados para hacer el truco o trato,… se hacen todo tipo de actividades relacionadas con el terror.

En Escocia, el día 1 de Noviembre se acostumbra a celebrar un ritual en el que participan todos. Los hombres jóvenes traspasan sus granjas al anochecer con antorchas para proteger a su familia de los espíritus malignos que deambulan esa noche. En cambio, las mujeres pelan una manzana frente a un espejo iluminado por un candelabro intentando hacerlo en una sola tira de cáscara para poder ver la imagen de su futuro marido en el espejo.

En Irlanda, una las tradiciones más populares en la noche del 1 de Noviembre, es la de comer barmbrack, un pan dulce con pasas que esconde dentro un anillo de juguete. Todos comen de ese pan y a la persona a la que le toque será la afortunada que encontrará ese año el amor.

En Reino Unido, ese día es típico comer los “bonfire toffee”; unos caramelos de melaza que se compran en trozos grandes y se rompen con las manos.

En China, el día 1 de Noviembre, es el día de los fantasmas hambrientos; el día en que son los espíritus que vienen a visitar a los familiares que todavía están vivos. En este caso, la fiesta no dura solo un día sino que se trata de una fiesta que dura 15 días. La última noche se ilumina las calles con lámparas de agua para que los espíritus puedan encontrar el camino de vuelta a casa.

En Japón, se celebra una fiesta en verano en honor a los espíritus de los muertos que se llama de Obon. Se colocan lámparas rojas por todas partes y se enciende un fuego con el mismo objetivo que en China; guiar a los espíritus hasta las casas donde nacieron.

En Austria, la noche del 1 de Noviembre, se deja en la mesa pan, agua y una luz encendida antes de acostarse. De este modo, se da la bienvenida a los espíritus de los muertos.

En algunas partes de Alemania, esa misma noche se esconden los cuchillos que están en la casa para evitar que vengan los espíritus malignos y hagan daño a los que duermen allí.
En Bolivia, se acostumbra a elaborar pan con formas diferentes y todo tipo de masas y dulces para recibir y compartir con los difuntos que, según las creencias, llegan el 1 de noviembre y se van a las 12:00 del 2 de noviembre. Además, también se visitan los cementerios para rezar a los difuntos y se le ofrece cierta cantidad de panes, frutas, velas y adornos florales en donde yacen los difuntos, en conmemoración a sus seres queridos.

 

Estos son algunos ejemplos de los muchos países que celebran este día y como podemos ver, en cada sitio es distinto, cada país tiene sus costumbres y lo celebra a su manera según sus creencias y su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *